¿Amar o no amar?

Hace unos días, me encontraba reflexionando sobre esta importante pregunta la cual siempre surge después de alguna ruptura en una relación sentimental.

La respuesta es muy difícil, y más cuando tu corazón está dañado y hecho pedazos…

Pero aún así, solo puedo responder con un sencillo escrito:

Miro su Cruz, así tan grande es su amor… No, es más grande. Tan alto que no lo puedo alcanzar; tan inexplicable que no lo puedo entender, solo comprender; tan especial que, aunque le fallo, Sus brazos extendidos me esperan…

Su Amor sobrepasa todo entendimiento…

Sin amor, nada soy; sin amor, soy como un platillo que resuena solo y sin sentido…

Sin amor, no puedo hacer nada y todo se convierte en vanidad…

Un mandamiento nuevo hay: que ames al Señor con toda tu alma,con todas tus fuerzas y que ames a tus similares como te amas a ti mismo…

El que no ama, no ha conocido al Salvador…

El que no ama, no ha nacido de nuevo…

El que no ama, no ha dejado atrás su pasado y tiene puestas cadenas y grilletes que le impiden caminar y avanzar…

El que ama, demuestra el Amor del Padre…

Al que más se le perdona, más ama y valora…”

Es difícil amar cuando desconoces el verdadero significado de dicha palabra.

Decir “Te amo” implica morir a tu ego y dar el todo por esa persona (y por Dios).

Amar es pensar en 2 (tú y yo), en 3 (Dios, tú y yo) y en 4 (Dios, tú, nuestros hijos y yo).

La vida es corta. Si nunca te das la oportunidad de amar nuevamente, nunca sabrás si esa persona es la idónea y nunca crecerás como persona. Si nunca te arriesgas, nunca sabrás si vale la pena o no una persona.

Cuando ames, da el todo de ti.

Pero; si estás confundido, regresa a la Fuente de Amor (Dios) y búscale con sinceridad y encontrarás la respuesta a tus dudas.

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser; pero las profecías se acabarán, y cesarán las lenguas, y la ciencia acabará. Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño; mas cuando ya fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente; mas entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido. Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”
1 Corintios 13:4-13

image

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s