Dejadlos venir a mi

He estado pasando unos días muy difíciles y no había nada que pudiera cambiarlos…

Mi esperanza y fe estaban casi nulas.

Pero un día sucedió algo. Recordé una capacidad que poseen los inocentes niños la cual es capaz de convertir un corazón duro en uno tan sensible que no puedas imaginar.

fotografias-nic3b1os-muy-traviesos-18.png

Y es que la inocencia de sus sonrisas combinada con el ruido que producen sus risas y sus miradas profundas e inocentes y sus abrazos y gestos de cariño son capaces de derretir el témpano de un corazón frío y calentarlo.

Razón tenía Jesús cuando dijo: “…Dejen que los niños vengan a mi, no se lo impidan; pues de ellos es el Reino de los Cielos…”

Hacia años había notado esta característica de ellos, pero no fue sino hasta estas semanas atrás que pude entender el porqué de ello.

A lo mejor, Jesús también se sentía atribulado en ese momento y en ellos encontró paz.

Sea como sea, cada vez que estés triste, frustrado, decepcionado o te sientas sin ganas de vivir; recuerda esta virtud y busca permanecer cerca de un niño por el tiempo que consideres necesario.

Está especie de “niñoterapia” puede ayudarte increíblemente.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios

4 thoughts on “Dejadlos venir a mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s