Metamorfo

Mi Otro Yo Oscuro

Estando en casa vi ese gato y supe instintivamente que no era normal.

Fue hasta que fije mi mirada en tu rostro que pude ver la diferencia en tus ojos, los cuales no eran de gato ni de humano.

Aún mi pequeño perro ladraba insistentemente hacia ti, pero parecía darte igual.

Cuando te ordené que te fueras, me viste despectivamente; pero cuando te hablé con la voz de trueno, entonces empecé a ver miedo en ti y te fuiste…

Pasó algún tiempo desde ese día y no fue sino hasta uno de los días que tuve la misma ropa que me rastreaste y pudimos estar de cerca…

Mientras dormía entre sillones, o eso intentaba porque los mosquitos no dejaban dormir, sentí el correteo de un gato sobre los respaldos de dichos sillones. Lo extraño fue que nadie en esa casa tiene gatos y eso me intrigó.

Como no sabía de…

Ver la entrada original 197 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s