La sonriente pasajera

Mi Otro Yo Oscuro

Después de haber visto al metamorfo, sucedió que esa semana me habían llamado para un trabajo publicitario.


Día 3.
Después de una agotadora jornada, abordé un bus para transportarme hacia mi casa.

Me senté sin darme cuenta que delante de mi iban sentadas dos señoritas que conversaban entre ellas.

Me percaté de ellas pues llevaban a una pequeña de no más de un año y medio de nacida y que me hacía “ojitos”.

Mi reacción ante ella fue muy diferente a como suele ser siempre… Esta vez, lejos de ignorarla, le hice caso por alguna extraña razón y me recordé el impacto de los niños en mi ser…

Durante los veinte minutos que duró el recorrido hacia la parada de bus en donde me bajaría y abordaría el siguiente bus que me llevaría a mi casa me mantuve haciendo las “gracias” que suelen hacerse a los niños de esa…

Ver la entrada original 58 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s