¿Qué tal tu diamante?

Se dice que cada ochenta o noventa perlas aparece un diamante. Un diamante es una piedra preciosa que ha sido esculpida por un profesional y que le da forma con cada duro y preciso golpe para crear de un pedazo de carbón, rústico, oscuro y tosco, la más valiosa de las piedras preciosas.

Para que me entiendas, ese diamante es tu corazón; el cual es forjado por las manos del Perfecto Maestro que desbasta, limpia y pule nuestras impurezas y maldad con cada golpe que recibimos en la vida… incluyendo las decepciones amorosas.

Es por ello que se considera de suma importancia tomarse un tiempo específico para restablecerse emocional y afectivamente luego de una decepción amorosa para que podamos ser una nueva versión más pura en amor hacia esa persona que llegará a ser nuestro cónyuge.

¿Pero porqué aseguro esto?

Bueno, ¿Has tenido alguna relación amorosa en la cual tienen una “conexión” tan intensa y fuerte que hasta puedes comunicarte con esa persona amada con sólo pensar en ella? Si este es o ha sido tu caso, pues déjame decirte que ese vínculo se ha desarrollado consciente o inconscientemente y es denominado “Vínculo Espiritual”.

No te preocupes si nunca te ha pasado esto ya que sucede muy pocas veces en tu vida. Por ello, cada vez que inicias una nueva relación, es como si fraccionadas una determinada parte de tu alma y la entregaras a tu nueva pareja. Si no te has tomado un tiempo para sanar completamente tu corazón (sentimientos y emociones) es difícil que logres encontrar la verdadera felicidad porque no te casas para hacerse felices mutuamente ya que la felicidad proviene de la porción del Espíritu de Dios que reside en ti, en tu interior.

Mientras más parejas tengas, más fracciones de tu alma tienen otras personas de ti y más fracciones de tus antiguas parejas hay en ti (y si no me crees, pregúntate que de bueno o de malo de tus ex parejas imitas). ¿Cuántos fragmentos de almas arrastras y cuantas veces has fragmentado tu alma?

¿Que tienen que ver los vínculos espirituales con el corazón?

Mucho, ya que ellos te alertan sobre algún percance o alguna situación que le acontezca a tu pareja. Hay gemelos que desde que nacen tienen este vínculo mutuo y que sienten a distancia los miedos o alegrías del otro, y si esto es con los gemelos, imagínate con la persona que Dios tiene preparada para ti.

¿Eres un carbón aún, o ya eres un diamante?

Recuerda que un diamante no se entrega a cualquiera y “sobre toda cosa guardada, guarda tu corazon; porque de el mana (brota) la vida”.

image

Este es el Diamante Estrella Rosa, el más caro y hermoso de todos los diamantes; pero no es comparable a tu corazón.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios

6 thoughts on “¿Qué tal tu diamante?

  1. Gracias por comentar. Humildemente puedo decir que me gusta redactar para que el lector pueda reflexionar. Saludos y un cálido abrazo desde El Salvador ☺

  2. Muy lindo el artículo y una belleza el diamante…
    Una reflexión certera e inspirada, una enseñanza para el alma…abrazos…

  3. Lo consigues, puedes estar seguro. A mi particularmente me gusta repasar una y otra vez lo que leo, lo disfruto y me encuentro en muchas ocasiones con multitud de lecturas de las que se pueden aprender, reflexionar etc. Un abrazo desde Las Canarias =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s