503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Motivación, Propósito, Relaciones, Superación, Vida

40 días: Jornada 5.

5461120-una-vida-con-proposito-libro-140528124532-phpapp01-thumbnail-4

Día 5: Viendo La Vida Desde La Perspectiva De Dios .

“…¿Qué es su vida?…” Santiago 4:14b (Nueva Versión Internacional).
No vemos las cosas como son, las vemos como somos. Anaïs Nin.

La manera en que ve su vida moldea su vida. Cómo define la vida determina su destino.Una de las mejores maneras para entender a alguien es preguntándole, “¿Qué es la vida?” He oído decir que la vida es un circo, un campo de minas, una montaña rusa, un rompecabezas, una sinfonía, una jornada y un baile.

Si le preguntara cómo se imagina la vida, ¿qué imagen se le vendría a la mente? Esa imagen es su metáfora de la vida. Las personas a menudo expresan las metáforas de sus vidas a través de su forma de vestir, sus joyas, sus carros, sus peinados, las calcomanías en sus autos e incluso en sus tatuajes. 

Su tácita metáfora de la vida influye su vida más de lo que se percata.Si ve la vida como un maratón, lo importante para usted será la perseverancia. Si ve la vida como una batalla o un juego, ganar será muy importante para usted.

¿Cómo ve usted la vida? Para llevar a cabo los propósitos para los que Dios lo hizo, tendrá que retar la sabiduría común y corriente y reemplazarla con las metáforas bíblicas de la vida. “No se amolden al mundo actual, sino sean transformados mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.” Romanos 12:2 (NVI).

La Biblia nos ofrece tres metáforas que nos enseñan la perspectiva de Dios de la vida. Estas ideas son la fundación de la vida conducida por propósitos.

La vida en la tierra es una Prueba. Dios continuamente prueba el carácter, la fe, la obediencia, el amor, la integridad y la lealtad de las personas. Palabras como tribulaciones, tentaciones, refinamiento y pruebas ocurren más de 200 veces en la Biblia. 

Adán y Eva no pasaron la prueba en el jardín del Edén y David falló las pruebas de Dios en varias ocasiones. Pero la Biblia también nos da muchos ejemplos de personas que superaron una gran prueba, tales como José, Rut, Esther y Daniel.

El carácter es tanto desarrollado como revelado mediante las pruebas, y la vida entera es una prueba. Dios observa constantemente cómo responde a las personas, a los problemas, al éxito, al conflicto, a las enfermedades, a las desilusiones ¡y aún al clima!..  aún hasta en las acciones más sencillas que suceden desapercibidamente.

Será probado por cambios drásticos, por promesas incumplidas, por problemas imposibles, por oraciones no contestadas, por crítica inmerecida e incluso por tragedias sin sentido. Dios prueba mi fe a través de problemas, mi esperanza a través de cómo manejo mis posesiones y mi amor a través de las personas.

Algunas veces Dios se aleja intencionalmente y no lo sentimos cerca. Ezequías había disfrutado de una comunión muy íntima con Dios. Pero en un momento crucial de su vida, Dios lo dejó solo para probar su carácter, para revelar una debilidad y para prepararlo para más responsabilidades. “Sin embargo, cuando los príncipes de Babilonia enviaron una embajada para investigar acerca de la señal extraordinaria que había tenido lugar en el país, Dios se retiró de Ezequías para probarlo y descubrir todo lo que había en su corazón.” 2a. Crónicas 32:31 (NVI).

Cuando entiende que la vida es una prueba, hasta el menor incidente tiene importancia para el desarrollo de su carácter. Algunas pruebas parecen abrumadoras, mientras que otras ni siquiera las nota. Pero todas tienen repercusiones eternas.

Dios quiere que supere las pruebas de la vida, y, por lo tanto, El nunca permite que las pruebas que enfrente sean mayores que la gracia que El le da para manejarlas. “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” 1a. Corintios 10:13 (NVI).

Cada vez que supera una prueba, Dios lo nota y hace planes para recompensarlo en la eternidad. “Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman” Santiago 1:12 (NVI).

La vida en la tierra es un Encargo. Somos administradores de todo lo que Dios nos ha dado. Este concepto de administración comienza con el reconocimiento de que Dios es el dueño de todo. “Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan” Salmo 24:1 (NVI).

Dios sólo nos presta la tierra mientras estamos aquí. A usted sólo se le deja que la disfrute por un rato.

Cuando Dios creó a Adán y Eva, El les encargó el cuidado de su creación y los nombró encargados de su propiedad. “Y los bendijo {Dios} con estas palabras: <<Sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar y a las aves del cielo, y a todos los reptiles que se arrastran por el suelo {cuídenlo todo}>>.” Génesis 1:28 (NVI).

El primer trabajo que Dios le dio a los humanos fue el de administrar y de cuidar las posesiones de Dios en la tierra. Esta función jamás ha sido cancelada. Todo lo que disfrutamos ha de ser tratado como un encargo que Dios ha puesto en nuestras manos. “¿Quién te distingue de los demás? ¿Qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué presumes como si no te lo hubieran dado?” 1a. Corintios 4:7 (NVI).

Nuestra cultura nos dice, “Si no eres el dueño, no lo cuidarás.” Pero los cristianos viven con un estándar más alto: “Porque Dios es el dueño, tengo que darle el mejor cuidado que pueda”. “Ahora bien, a los que reciben un encargo se les exige que demuestren ser dignos de confianza.” 1a. Corintios 4:2 (NVI). Jesús se refirió a la vida como un encargo y contó muchas historias para ilustrar esta responsabilidad hacia Dios. La parábola de los talentos lo ilustra de la mejor manera. “Su señor le respondió: ‘¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! En lo poco has sido fiel; te pondré a cargo de mucho más. ¡Ven a compartir la felicidad de tu señor!'” Mateo 25:21 (NVI).

Al final de su vida en la tierra será evaluado y recompensado de acuerdo a qué tan bien manejó lo que Dios le encargó; así que todas sus acciones, aún los simples quehaceres, tienen repercusiones eternas. Si usted trata todo como un encargo, Dios promete tres recompensas en la eternidad. Primero, se le dará la afirmación de Dios: El le dirá, “¡Buen trabajo! ¡Bien hecho!” Después, recibirá una promoción y se le dará mayor responsabilidad en la eternidad: “Te pondré a cargo de muchas cosas.” Y por último, será honrado con una celebración: “Ven y comparte la felicidad de tu Señor.” 

Dios usa las finanzas para enseñarnos a confiar en El; y para muchas personas, el dinero es la mayor prueba de todas. “Por eso, si ustedes no han sido honrados en el uso de las riquezas mundanas, ¿quién les confiará las verdaderas?” Lucas 16:11 (NVI).

Dios dice que hay una relación directa entre cómo uso mi dinero y la calidad de mi vida espiritual. Cómo manejo mi dinero determina cuánto Dios puede confiarme con bendiciones espirituales. ¿Es la manera en que usted maneja su dinero un obstáculo que previene a Dios de que haga más en su vida? ¿Puede usted ser confiado con las riquezas espirituales?

La vida es una prueba y un encargo, y cuanto más Dios le da, más responsable El espera que usted sea. 


Pensando En Mi Propósito.

Un Punto Para Reflexionar: La vida es una prueba y un encargo.

Versículo Para Recordar: “El que es honrado* en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho.”. Lucas 16:1o (NVI).

Pregunta Para Considerar:  ¿Qué me ha pasado recientemente que ahora me doy cuenta que era una prueba de Dios? ¿Cuáles son las cosas mayores que Dios me ha dado de encargo?


Sería de muchísima ayuda el que me ayuden a compartir estas entradas en sus redes o con un “rebloggear” para que muchas personas también puedan contestarse estas preguntas.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado

503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Motivación, Propósito, Relaciones, Superación, Vida

40 días: Jornada 4.

5461120-una-vida-con-proposito-libro-140528124532-phpapp01-thumbnail-4

Día 4: Hecho Para Existir Para Siempre.

“…Él (Dios) sembró la eternidad en el corazón humano…” Eclesiastés 3:11 (Nueva Traducción Viviente).
Ciertamente Dios no hubiera creado a un ser como el hombre ¡solo para que existiera un día! No, no; el hombre fue creado para la inmortalidad. Abraham Lincoln

Esta vida no es todo lo que hay. La vida en la tierra es sólo el ensayo antes de la verdadera ceremonia. í. La tierra es sólo el escenario, la escuela preescolar, la prueba de preselección para su vida en la eternidad.Esta vida es una preparación para la próxima. 

Su tiempo en la tierra es, como dijo Sir Thomas Browne: “nada más que un paréntesis de la eternidad.” Usted fue hecho para existir para siempre.

La Biblia dice: “Él sembró la eternidad en el corazón humano”. Usted tiene un instinto natural que lo hace desear la inmortalidad. Esto es porque Dios lo diseñó, a su imagen, para vivir por la eternidad. La razón por la que pensamos que deberíamos de vivir para siempre ¡es porque Dios diseñó nuestros cerebros con ese deseo! 

Un día su corazón dejará de latir. Su cuerpo terrenal es sólo una residencia temporal para su espíritu. La Biblia llama su cuerpo terrenal una “tienda de campaña”, pero se refiere a su futuro cuerpo como una “casa”. “Pues sabemos que, cuando se desarme esta tienda de campaña terrenal en la cual vivimos (es decir, cuando muramos y dejemos este cuerpo terrenal), tendremos una casa en el cielo, un cuerpo eterno hecho para nosotros por Dios mismo y no por manos humanas.” 1a. Corintios 5:1 (NTV).

Si bien vivir en la tierra nos ofrece muchas escogencias, la eternidad sólo nos ofrece dos: el cielo o el infierno. Su relación con Dios en la tierra determinará su relación con El en la eternidad: si aprende a amar y a confiar en Jesús, el Hijo de Dios, será invitado a pasar el resto de la eternidad con El; si rechaza su amor, su perdón y su salvación se pasará la eternidad separado de Dios para siempre.

“Hay dos clases de personas: aquellos que dicen a Dios, ‘Hágase tu voluntad’ y aquellos a quienes Dios les dice, ‘Está bien entonces, que se haga lo que quieres.'” C. S. Lewis.

Desgraciadamente, mucha gente tendrá que soportar una eternidad sin Dios porque escogen vivir sin El aquí en la tierra.

Cuando comprenda plenamente que la vida es más que sólo el aquí y el ahora, y se dé cuenta que la vida es sólo una preparación para la eternidad, entonces empezará a vivir diferente. Empezará a vivir a luz de la eternidad, y eso determinará como maneja cada relación, cada actividad y cada circunstancia. Cuanto más cerca viva de Dios, más pequeño le parecerá todo.

Cuando vive a luz de la eternidad, sus valores cambian y sus prioridades son reorganizadas. Pablo dijo: “Antes creía que esas cosas eran valiosas, pero ahora considero que no tienen ningún valor debido a lo que Cristo ha hecho.” Filipenses 3:7 (NTV).

Si su tiempo en la tierra fuese todo de lo que consiste su vida, le sugeriría que empezara a gozarla a lo máximo inmediatamente.Podría dedicarse a ser totalmente egoísta porque sus acciones no tendrían ninguna repercusión a largo plazo; pero, cuando muera, no dejará de existir. La muerte no es su terminación sino que es su transición a la eternidad y por lo tanto hay consecuencias eternas de todo lo que hace en la tierra. Cada acto de nuestras vidas toca una cuerda que vibrará en la eternidad.

El aspecto más nocivo de la vida contemporánea es que sólo se piensa a corto plazo. Para sacar el máximo provecho de su vida, tiene que mantener continuamente la visión de la eternidad en su mente y el valor de la eternidad en su corazón. El hoy es sólo la punta visible del témpano. La eternidad es todo el resto de la vida que no ve debajo de la superficie.

¿Cómo será estar en la eternidad con Dios?. Sería como tratar de describir el Internet a una hormiga. Palabras no han sido inventadas que puedan hacer posible explicar la experiencia de la eternidad.  “«Ningún ojo ha visto, ningún oído ha escuchado, ninguna mente ha imaginado, lo que Dios tiene preparado para quienes lo aman»” 1a. Corintios 2:9 (NTV).

Dios nos ha dado vislumbres de la eternidad en su Palabra. Sabemos que en este momento Dios está preparando un hogar eterno para nosotros.Disfrutaremos de una comunión ininterrumpida con Dios, y El disfrutará de nosotros por un para siempre sin límites y sin fin. Un día Jesús dirá: “Vengan, ustedes, que son benditos de mi Padre, hereden el reino preparado para ustedes desde la creación del mundo.” Mateo 25:34 (NTV).

“Para nosotros este es el fin de todas las historias… pero para ellos era sólo el comienzo de la verdadera historia. En este mundo, la vida entera de ellos había sido solamente la cubierta y la página del título: ahora, por fin, estaban comenzando el Capítulo Uno de La Gran Historia, la cual nadie en la tierra ha leído, la cual continúa para siempre y en la cual cada capítulo es mejor que el anterior.” 

C. S. Lewis, The Last Battle (New York: Collier Books, 1970), 184.

Dios tiene un propósito para su vida en la tierra, pero éste no acaba aquí. Su plan consiste en mucho más que las pocas décadas que pasará aquí en este planeta.  Dios le ofrece una oportunidad más allá de su vida. La Biblia dice que los planes de Dios “se mantienen firmes para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados.” Salmo 33:11 (NTV).

La única vez que la mayoría de la gente piensa en la eternidad es en los funerales y aún entonces lo hacen de una manera superficial y sentimental, basada en la ignorancia. Es dañino vivir en negación de la muerte y no considerar lo inevitable. Necesita pensar más en la eternidad, no menos. “Vale más pasar el tiempo en funerales que en festejos. Al fin y al cabo, todos morimos, así que los que viven deberían tenerlo muy presente.” Eclesiastés 7:2 (NTV).

Si tiene una relación con Dios a través de Jesús, no necesita temer a la muerte. Es la puerta a la eternidad. En lugar  de ser el final de su vida, será la inauguración de su entrada a la vida eterna. “Pues este mundo no es nuestro hogar permanente; esperamos el hogar futuro.” Hebreos 7:14 (NTV).

Comparado con la eternidad, nuestro tiempo en la tierra es sólo un abrir y cerrar de ojos. Las acciones de esta vida son el destino de la próxima. Deberíamos de considerar que “mientras vivamos en este cuerpo no estamos en el hogar celestial con el Señor”. 2a. Corintios 5:6 (NTV).

Hace años, un refrán popular animaba a la gente a vivir cada día como si fuera “el primer día del resto de tu vida.” Pienso que sería más sabio vivir cada día como si fuera el último día de su vida.

“El objetivo de cada día debería de ser prepararnos para nuestro día final.” Matthew Henry.

Pensando En Mi Propósito.

Un Punto Para Reflexionar: La vida es más que sólo el aquí y el ahora.

Versículo Para Recordar: “y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea. Pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre”. 1a. Juan 2:17 (NTV).

Pregunta Para Considerar: ya que fui hecho para durar para siempre, ¿cuál es esa cosa que hoy debería de dejar de hacer y cual es esa cosa que hoy debería de empezar a hacer? 


Sería de muchísima ayuda el que me ayuden a compartir estas entradas en sus redes o con un “rebloggear” para que muchas personas también puedan contestarse estas preguntas.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado