503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Motivación, Propósito, Relaciones, Superación, Vida

40 días: Jornada 8; Propósito 1.

5461120-una-vida-con-proposito-libro-140528124532-phpapp01-thumbnail-4

PROPOSITO # 1: USTED FUE PLANEADO PARA EL PLACER DE DIOS.

“…Para que sean llamados robles de justicia, plantío del SEÑOR, para que El sea glorificado”. Isaías 61:3 (Biblia de Las Américas).


Día 8: La Razón De Todo.

“…Porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas” Apocalipsis 4:11b (BLA).
“Porque el SEÑOR se deleita en su pueblo” Salmo 149:4a (BLA).

Usted fue planeado para el placer de Dios. Dios no necesitaba crearlo, pero El escogió crearlo para Su propio deleite. Usted existe para Su beneficio, Su gloria, Su propósito y Su deleite. 

Traerle deleite a Dios, vivir para su placer, es el primer propósito de su vida. Usted es un hijo de Dios y nada le da a Dios más placer de todo lo que ha creado que usted. “Nos predestinó para adopción como hijos para sí mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad.” Efesios 5:1 (BLA).

Uno de los mayores regalos que Dios le ha dado es la capacidad de disfrutar del placer. El lo formó con cinco sentidos y emociones para que pueda sentir placer. La razón por la que usted es capaz de disfrutar del placer es porque Dios lo hizo a usted a Su imagen.

La Biblia nos dice que Dios se entristece, se pone celoso y enojado, y siente compasión, piedad, tristeza y simpatía así como también felicidad, regocijo y satisfacción. Dios ama, se deleita, le da placer, se regocija, disfrutar ¡e incluso se ríe! (Génesis 6: 6; Éxodo 20: 5; Deuteronomio 32: 36; Jueces 2: 19; 1 Reyes 10: 9; 1 Crónicas 16: 27; Salmo 2: 4; 5: 5; 18: 19; 35: 27; 37: 23; 103: 13; 104: 31; Ezequiel 5: 13; 1 Juan 4: 16).

Darle placer a Dios es llamado “adoración”. “El SEÑOR favorece a los que le temen, a los que esperan en su misericordia” Salmos 147:11 (BLA).

Cualquier cosa que haga que le da placer a Dios es un acto de adoración. Como un diamante, la adoración es multifacética. 

Tenemos una necesidad innata de conectarnos con Dios. La adoración es tan natural como comer o respirar. ¡La razón por la que Dios nos hizo con este deseo es porque El desea adoradores!  “Pero la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren.” Juan 4:23 (BLA).

Dependiendo de su pasado religioso, puede que necesite expandir su entendimiento de “la adoración”.  La adoración es un estilo de vida.

La adoración es mucho más que música. Para muchas personas, la adoración es sólo un sinónimo de música; sin embargo, esto es un gran malentendido. Cada parte del culto de la iglesia es un acto de adoración: cuando se ora, cuando se leen las Escrituras, cuando se canta, cuando hay confesión, cuando hay silencio, cuando se está quieto, cuando se escucha el sermón, cuando toma notas, cuando da la ofrenda, cuando bautizan, cuando hay Santa Cena, cuando se llena la tarjeta de compromiso y aún cuando saluda a otros adoradores.

La adoración fue primero que la música. Adán adoró en el jardín del Edén y la música no se menciona sino hasta Génesis 4:21 con el nacimiento de Jubal. Si la adoración fuese sólo música, entonces todos los que no son musicales nunca podrían adorar. La adoración es mucho más que música.

Y lo peor es que “la adoración” muchas veces es mal usada para referirse a un estilo particular de música: si una canción es rápida o alegre o se usan instrumentos de viento, se le considera “de alabanza”. Pero si es lenta y suave e íntima, tal vez acompañada por una guitarra, entonces eso es considerado adoración. Este es un mal uso muy común del término “adoración”.

Dios ama toda clase de música porque El la inventó toda: rápida y lenta, alegre y suave, vieja y nueva. Probablemente a usted no le gustan todas ¡pero a Dios sí! Si es ofrecida a Dios en espíritu y verdad, es un acto de adoración.

Los cristianos muy a menudo están en desacuerdo acerca del estilo de música que debe ser usado en la adoración. ¡Pero no hay un estilo bíblico! No hay notas musicales en la Biblia; ni siquiera tenemos los instrumentos que se usaron durante los tiempos bíblicos.

El estilo de música que a usted le gusta dice más acerca de usted que de Dios. La música de un grupo étnico puede sonar como ruido para otro. Pero Dios gusta de la variedad y disfruta de todos los estilos.

No existe lo que se llama música “cristiana”; sólo hay lírica cristiana. Son las palabras las que hacen que una canción sea sagrada, no la melodía. No hay melodías espirituales. Si le pusiera una canción sin las palabras, no habría manera que usted supiera si es una canción “cristiana” o no. 

La adoración no es para su beneficio. ¡La adoración no es para nuestro beneficio! Adoramos para el beneficio de Dios. Cuando adoramos, nuestra meta es traerle placer a Dios, no a nosotros mismos

La adoración no es para usted. Es para Dios. Claro, la mayoría de los cultos de “adoración” también incluyen elementos de compañerismo, edificación y evangelismo; y sí hay beneficios durante la adoración, pero no adoramos para complacernos a nosotros mismos. Nuestro motivo es traerle gloria y placer a nuestro Creador.

El corazón de Dios no se conmueve con la adoración basada en la tradición pero sí por la pasión y el compromiso. “Dijo entonces el Señor: Por cuanto este pueblo se me acerca con sus palabras y me honra con sus labios, pero aleja de mí su corazón, y su veneración hacia mí es sólo una tradición aprendida de memoria.” Isaías 29:13 (BLA).

La adoración no es una parte de su vida; es su vida. La adoración no es sólo para los cultos de la iglesia. Se nos dice que lo adoremos continuamente y que lo alabemos desde el amanecer hasta la puesta del sol (Salmo 105: 4; 113: 3).

En la Biblia la gente alababa a Dios en el trabajo, en su casa, en la batalla, en prisión ¡e incluso en la cama! La alabanza debería de ser su primera actividad cuando abre sus ojos por la mañana y su última actividad cuando los cierra por la noche (Salmo 119: 147; 5: 3; 63: 6; 119: 62). “Bendeciré al SEÑOR en todo tiempo; continuamente estará su alabanza en mi boca.” Salmo 34:1 (BLA).

Toda actividad puede ser transformada en un acto de adoración cuando la hace para la alabanza, la gloria y el placer de Dios. “Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1a. Corintios 10:31 (BLA).

“Una mujer puede ordeñar las vacas para la gloria de Dios.” Martín Lutero.

¿Cómo es posible hacer todo para la gloria de Dios? Al hacer todo como si lo estuviera haciendo para Jesús y al mantener una conversación continua con él mientras lo hace. “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres” Colosenses 3:23 (BLA).

Este es el secreto de un estilo de vida de adoración: hacerlo todo como si lo estuviera haciendo para Jesús. Una paráfrasis dice “Tomen su vida diaria y cotidiana – su dormir, su comer, su ir a trabajar, su entrar y salir – y pónganla ante el Señor como una ofrenda” (Romanos 12:1). El trabajo se convierte en adoración cuando se lo dedica a Dios y lo hace consciente de Su presencia. 

De esto es de lo que se trata la verdadera adoración: enamorarse de Jesús.


Pensando En Mi Propósito.

Un Punto Para Reflexionar: Fui planeado para el placer de Dios.

Versículo Para Recordar: “Porque el SEÑOR se deleita en su pueblo…” Salmo 149:4a (BLA).

Pregunta Para Considerar: ¿Qué actividad cotidiana podría empezar a hacer como si la estuviera haciendo directamente para Jesús?


Sería de muchísima ayuda el que me ayuden a compartir estas entradas en sus redes o con un “rebloggear” para que muchas personas también puedan contestarse estas preguntas.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado

 

503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Música, Motivación, Poemas, Propósito, Relaciones, Superación, Vida

Consume Me, DC Talk.

Les dejo esta excelente canción con un excelente mensaje.

Me recuerdo que esta canción la elejí en el centro educativo en la clase de inglés para una tarea… Sí, la tarea era cantar una canción en inglés que nos gustara… como era de esperarse, sólo yo fui el único en tomar un tema cristiano en todo el salón de clases…

Gracias a mi hermano mayor quien tenía ese cassette (eso significa que fue hace años) y tenía la letra… espero les guste tanto como a mi.

 

Chaz Chaz – Efraín Alvarado

503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Motivación, Propósito, Relaciones, Superación, Vida

40 días: Jormada 7.

5461120-una-vida-con-proposito-libro-140528124532-phpapp01-thumbnail-4

Día 7: La Razón De Todo.

“Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén.” Romanos 11:36 (Biblia de las Américas).
“Todas las cosas hechas por el SEÑOR tienen su propio fin, aun el impío, para el día del mal.” Proverbios 16:4(BLA).

Todo es para él. La meta última del universo es exhibir la gloria de Dios. Dios creó todo para su gloria. Sin la gloria de Dios, no existiría nada.

¿Qué es la gloria de Dios? La gloria de Dios es la expresión de su bondad y de todas sus otras cualidades intrínsecas y eternas.

¿Dónde está la gloria de Dios? La vemos por todos lados, desde las formas más pequeñas de vida microscópica hasta la inmensa Vía Láctea… La creación revela la gloria de nuestro Creador. “Los cielos proclaman la gloria de Dios, y la expansión anuncia la obra de sus manos.” Salmo 19: 1 (BLA).

A lo largo de la historia, Dios ha revelado su gloria a personas en diferentes situaciones (Génesis 3: 8; Éxodo 33: 18-23; 40: 33-38; 1 Reyes 7: 51; 8: 10- 13; Juan 1: 14; Efesios 2: 21-22; 2 Corintios 4: 6-7). Se manifestó como un fuego consumidor, como una nube, como un trueno, como humo y como una luz brillante (Éxodo 24: 17; 40: 34; Salmo 29: 1; Isaías 6: 3-4; 60: 1; Lucas 2: 9). En el cielo, la gloria de Dios provee toda la luz necesaria. “La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que la iluminen, porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera.” Apocalipsis 21:23 (BLA).

La mejor manera de ver la gloria de Dios es en Jesucristo; Èl ilumina la naturaleza de Dios. La Biblia dice “El es el resplandor de su gloria” (Hebreos 1: 3; BLA / 2 Corintios 4: 6b). Jesús vino a la tierra para que pudiéramos entender plenamente la gloria de Dios. “Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad” Juan 1:14 (BLA).

La gloria inherente de Dios es lo que El posee porque es Dios. Es su naturaleza. Se nos manda que reconozcamos su gloria, que honremos su gloria, que declaremos su gloria, que alabemos su gloria, que reflejemos su gloria y que vivamos para su gloria (1 Crónicas 16: 24 Salmo 29: 1; 66: 2; 96: 7; 2 Corintios 3: 18). ¿Por qué? ¡Porque Dios se lo merece! Como Dios creó todas las cosas, El se merece toda la gloria. “Digno eres, Señor y Dios nuestro, de recibir la gloria y el honor y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” Apocalipsis 4:11 (BLA).

En todo el universo, sólo dos de las creaciones de Dios fallan en traerle gloria a El: los ángeles caídos (demonios) y nosotros (los humanos).Todo pecado, en su raíz, es fallar darle la gloria a Dios. Rehusar traerle gloria a Dios es una rebelión orgullosa, y es el pecado que causó la caída de Satanás y la nuestra también. “Por cuanto todos pecaron y no alcanzan la gloria de Dios.” Romanos 3:23 (BLA).

Ninguno de nosotros le ha dado a Dios la gloria total que se merece de nuestras vidas. Vivir para la gloria de Dios es el mayor logro que podemos llevar a cabo con nuestras vidas.  Dios dice: “a todo el que es llamado por mi nombre y a quien he creado para mi gloria” (Isaías 43:7a/BLA)  por lo tanto, traerle la gloria a Dios debería de ser la meta suprema de nuestras vidas.

¿Cómo Puedo Traerle Gloria A Dios?

Jesús le dijo al Padre: “Yo te glorifiqué en la tierra, habiendo terminado la obra que me diste que hiciera” (Juan 17:4; BLA). Jesús honró a Dios cuando cumplió su propósito en la tierra. Cuando cualquier cosa en la creación cumple su propósito, le trae gloria a Dios. Dios hizo a las hormigas para que fueran hormigas y El lo hizo a usted para que usted fuera usted.

¡La gloria de Dios es un ser humano totalmente vivo!” San Ireneo.

Hay muchas maneras de traerle gloria a Dios, pero estas pueden ser resumidas en los cinco propósitos de Dios para su vida; aquí tiene un panorama de ellos:

Traemos gloria a Dios cuando lo adoramos. La adoración es nuestra primera responsabilidad hacia Dios.

“Al ordenarnos que lo glorifiquemos, Dios nos está invitando a que nos deleitemos de El.” C. S. Lewis.

Dios quiere que nuestra adoración sea motivada por el amor, la gratitud y el deleite, no por la obligación.

“Dios es glorificado a lo máximo en nosotros cuando estamos satisfechos a lo máximo en El.” John Piper.

La adoración es mucho más que alabar, cantar y orar a Dios… es el estilo de vida de disfrutar a Dios, amarle y darnos a nosotros mismos para ser usados para Sus propósitos. Cuando usa su vida para la gloria de Dios, todo lo que hace puede convertirse en un acto de adoración. “Presentaos vosotros mismos a Dios como vivos de entre los muertos, y vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia.” Romanos 6:13 (BLA).

Traemos gloria a Dios cuando amamos a otros creyentes. Cuando nació de nuevo, se hizo parte de la familia de Dios. Seguir a Cristo no es sólo cuestión de creer; también incluye pertenecer y aprender a amar a la familia de Dios (1 Juan 3:14). “Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó para gloria de Dios.” Romanos 15:7 (BLA).

Es nuestra responsabilidad aprender a amar como Dios ama, porque Dios es amor y le da honra. “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.” Juan 13:34-35 (BLA).

Traemos gloria a Dios cuando nos hacemos como Cristo. Una vez que hemos nacido en la familia de Dios, El quiere que crezcamos hacia la madurez espiritual. La madurez espiritual es hacernos como Jesús en la manera en que pensamos, sentimos y actuamos. Cuanto más desarrolle un carácter como el de Cristo, más le traerá gloria a Dios. “Pero nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.” 2a. Corintios 3:18 (BLA).

Dios le dio nueva vida y una nueva naturaleza cuando aceptó a Cristo. Dios quiere continuar el proceso de cambiar su carácter (Filipenses 1: 11; Juan 15: 8).

Traemos gloria a Dios cuando servimos a otros con nuestros dones. Cada uno de nosotros fue diseñado por Dios de una forma única con talentos, dones, destrezas y habilidades. Dios no le dio sus habilidades para propósitos egoístas. Se le fueron dados para beneficiar a otros, así como a otros les fueron dadas habilidades para su beneficio (1 Pedro 4: 10-11; 2 Corintios 8: 19b).

Traemos gloria a Dios cuando hablamos a otros de El. Una vez que conocemos la verdad, la expectación de El es que la compartamos con otros. Este es un gran privilegio: presentar a Cristo a otros, ayudarles a descubrir su propósito y prepararlos para su destino eterno. “Porque todo esto es por amor a vosotros, para que la gracia que se está extendiendo por medio de muchos, haga que las acciones de gracias abunden para la gloria de Dios” 2a. Corintios 4:15 (BLA).

¿Cuál Será Su Razón Para Vivir?

Para que pueda vivir el resto de su vida para la gloria de Dios, necesitará hacer cambios en sus prioridades, en su horario, en sus relaciones y en todo lo demás. Algunas veces tendrá que escoger el camino difícil en lugar del fácil. Incluso Jesús tuvo que luchar con esto. “Ahora mi alma se ha angustiado; y ¿qué diré: “Padre, sálvame de esta hora”? Pero para esto he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Y le he glorificado, y de nuevo le glorificaré.” Juan 12:27-28 (BLA).

Jesús llegó a una encrucijada. ¿Escogería cumplir su propósito y traerle gloria a Dios o se echaría para atrás y viviría una vida cómoda y egoísta? Usted se enfrenta con la misma escogencia. “El que ama su vida la pierde; y el que aborrece su vida en este mundo, la conservará para vida eterna.” Juan 12:25 (BLA).

Es hora de resolver este asunto. ¿Para quién va a vivir: para usted mismo o para Dios? Dios le dará lo que necesita con sólo que tome la decisión de vivir para El. “Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia” 2a. Pedro 1:3 (BLA).

Dios lo está invitando a vivir para su gloria al llevar a cabo los propósitos para los cuales El lo hizo. La verdadera vida comienza cuando se entrega completamente a Jesucristo. Si no está seguro que ha hecho esto, todo lo que necesita hacer es recibir y creer. “Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre” Juan 1:12 (BLA). ¿Va a aceptar la oferta de Dios?

Primero: crea que Dios lo ama y lo hizo para Sus propósitos, cea que usted no es un accidente, crea que fue hecho para existir para siempre, crea que Dios lo ha escogido para que tenga una relación con Jesús y crea que sea lo que sea que haya hecho, Dios quiere perdonarlo.

Segundo: reciba a Jesús en su vida como su Señor y Salvador, reciba Su perdón por sus pecados; reciba Su Espíritu, quien le dará el poder para cumplir el propósito de su vida. “El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que no obedece al Hijo no verá la vida…” Juan 3:36a (BLA)

Dondequiera que sea que esté leyendo esto, lo invito a que baje su cabeza y que quietamente susurre la oración que cambiará su eternidad: “Jesús, creo en ti y te recibo.” Hágalo.

Si oró con sinceridad esa oración, ¡felicidades! ¡Bienvenido a la familia de Dios! Ahora está listo para descubrir y empezar a vivir el propósito de Dios para su vida. Va a necesitar apoyo. Si me envía un correo electrónico o un mensaje a cualquiera de mis redes sociales, podré ponerme en contacto para llevarle en oración.


Pensando En Mi Propósito.

Un Punto Para Reflexionar: Todo es para El.

Versículo Para Recordar: “Porque de El, por El y para El son todas las cosas. A El sea la gloria para siempre. Amén.” Romanos 11:36 (BLA).

Pregunta Para Considerar:  ¿Dónde, en mi rutina diaria, puedo hacerme más consciente de la gloria de Dios?


Sería de muchísima ayuda el que me ayuden a compartir estas entradas en sus redes o con un “rebloggear” para que muchas personas también puedan contestarse estas preguntas.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado