40 días: Jornada 18, Propósito 2.

5461120-una-vida-con-proposito-libro-140528124532-phpapp01-thumbnail-4

PROPOSITO # 2: USTED FUE FORMADO PARA LA FAMILIA DE DIOS.

“Yo soy la vid y ustedes los pámpanos… separados de mí ustedes nada pueden hacer”. Juan 15: 5 (Reina Valera Contemporanea).
“…Formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a los demás”. Romanos 12: 5 (RVC).

Día 18: Experimentando La Vida Juntos.

“Que gobierne en vuestros corazones la paz de Cristo, a la cual fuisteis llamados en un solo cuerpo. Y sed agradecidos”. Colosenses 3: 15 (Biblia Al Día).
“¡Cuán bueno y cuán agradable es que los hermanos convivan en armonía!”. Salmo 133: 1 (BAD).

La vida está supuesta a ser compartida. La intención de Dios para nosotros es que experimentemos la vida juntos. La Biblia llama esta actividad de compartir experiencias comunión.Sólo porque asistimos a una iglesia o porque nos quedamos después de la reunión de adoración para tomar un refrigerio, no quiere decir que estamos teniendo comunión con otros.

Comuinión es experimentar la vida juntos. Esto incluye amar desinteresadamente, compartir sinceramente, servir prácticamente, dar sacrificadamente, consolar comprensivamente y todos los otros mandamientos de “… unos a otros” que se encuentran en el Nuevo Testamento.

En lo que concierne a la comunión, el tamaño es importante: cuanto más pequeño, mejor. Se puede adorar en una multitud, pero no se puede tener comunión en ella. Una vez que un grupo tiene más de diez personas, alguien dejará de participar y unos cuantos dominarán el grupo.

Jesús hizo su ministerio en el contexto de un grupo pequeño de discípulos. El podía haber escogido más, pero él sabía que si todos habían de participar, doce es aproximadamente el número máximo que se puede tener en un grupo.

La vida del Cuerpo de Cristo, como el cuerpo de usted, está contenida en las células. Por esta razón, todo cristiano necesita estar envuelto en un grupo dentro de su iglesia, ya sea un grupo hogareño, una clase de la escuela dominical, o un grupo de estudio bíblico. Aquí es donde ocurre la verdadera comunidad, no en las grandes reuniones. Si se imagina a su iglesia como un barco, los grupos serían los botes salvavidas.

Dios ha hecho una increíble promesa con respecto a los grupos de creyentes: “Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mateo 18: 20/BAD). Muchas clases de la escuela dominical y otros grupos están atascados en la superficialidad y no tienen idea de lo que significa experimentar la comunión genuina. ¿Cuál es la diferencia entre la comunión genuina y la superficial?

En la comunión genuina, las personas experimentan autenticidad. La comunión auténtica es  compartir genuinamente, de corazón a corazón, y a veces desde lo más profundo de nuestro ser. Esto ocurre cuando las personas comparten sinceramente acerca de quiénes son y qué está pasando en sus vidas. Comparten sus heridas, revelan sus sentimientos, confiesan sus fracasos, exponen sus dudas, admiten sus temores, reconocen sus debilidades y piden ayuda y oración.

La autenticidad es exactamente lo opuesto a lo que encuentra en algunas iglesias. En lugar de encontrar un ambiente de autenticidad y humildad, lo que hay es orgullo, hipocresía, politiquería y una cortesía superficial con conversación trivial. Las personas se ponen máscaras, no bajan su guardia y actúan como si todo en sus vidas estuviera de maravillas. Estas actitudes son mortales a la comunión genuina.

Es solamente a medida que nos hacemos más abiertos con nuestras vidas que experimentamos la comunión genuina “Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad.” 1 Juan 1: 7-8 (BAD). El mundo piensa que la intimidad ocurre en la oscuridad, pero Dios dice que ocurre en la luz. En la luz admitimos en realidad quienes somos. 

Es de esperarse que para ser auténtico se necesita valor y humildad. Significa encarar nuestros temores a ser expuestos, ser rechazados y ser heridos una vez más. ¿Por qué alguien se tomaría un riesgo tan grande? Porque es la única manera de crecer y de mantenerse emocionalmente en buena salud. Solamente crecemos cuando nos arriesgamos y el mayor riesgo es ser sincero con nosotros mismos y con otros. “Por eso, confesaos unos a otros vuestros pecados, y orad unos por otros, para que seáis sanados” Santiago 5: 16a (BAD).

En la comunión genuina, las personas experimentan mutualidad. La mutualidad es el arte de dar y recibir. Es depender el uno del otro (1 Corintios 12: 25). La mutualidad es el corazón de la comunión: es edificar relaciones recíprocas, compartir responsabilidades y ayudarnos los unos a los otros. “…Para que unos a otros nos animemos con la fe que compartimos” Romanos 1: 12b (BAD).

Todos nosotros somos más consistentes en nuestra fe cuando otros caminan con nosotros y nos dan aliento. La Biblia ordena el mutuo rendir de cuentas, el mutuo dar de aliento, el mutuo servicio y la mutua honra (Romanos 12:10). Más de cincuenta veces se nos manda en el Nuevo Testamento que hagamos diferentes tareas “los unos a los otros” y “los unos por los otros”. “Por lo tanto, esforcémonos por promover todo lo que conduzca a la paz y a la mutua edificación” Romanos 14: 19 (BAD)

Usted no es responsable por todos en el cuerpo de Cristo, pero es responsable a todos ellos. La expectación de Dios es que haga todo lo posible para ayudarles.

En la comunión genuina, las personas experimentan simpatía. la simpatía es identificarse y compartir en el dolor de otros. La simpatía dice, “Entiendo lo que estás pasando, y lo que sientes no es raro ni es una locura”. “Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia” Colosenses 3: 12 (BAD).

Hay diferentes niveles de comunión y cada uno es apropiado en su tiempo. Los niveles más simples de comunión son la comunión de compartir y la comunión de estudiar la Palabra de Dios. Un nivel más profundo es la comunión de servir, como cuando ministra junto con otros en viajes misioneros o en proyectos de caridad. El nivel más profundo, el nivel más intenso, es el de la comunión del sufrimiento (Filipenses 3: 10; Hebreos 10: 33-24), que ocurre cuando nos identificamos mutuamente en el dolor y la pena y nos ayudamos mutuamente a sobrellevar las cargas. Los cristianos que entienden mejor este nivel de comunión son aquellos que en el mundo son perseguidos, odiados y muchas veces mueren como mártires por su fe. “Ayudaos unos a otros a llevar las cargas, y así cumpliréis la ley de Cristo” Gálatas 6: 2 (BAD).

Es en los tiempos de profundas crisis, dolor y duda que nos necesitamos los unos a los otros. Cuando las circunstancias nos aplastan hasta el punto que nuestra fe flaquea, entonces es cuando más necesitamos amigos creyentes. Necesitamos un grupo de amigos que tenga fe en Dios por nosotros y que nos sostenga. En un grupo, el Cuerpo de Cristo es real y tangible aún cuando Dios parezca lejano. Esto es lo que Job necesitaba desesperadamente durante su sufrimiento: “Aunque uno se aparte del temor al Todopoderoso,el amigo no le niega su lealtad” Job 6: 14 (BAD).

En la comunión genuina, las personas experimentan misericordia. La comunión es un lugar de gracia, donde no somos acusados por nuestros errores sino que somos perdonados. La comunión ocurre cuando la misericordia gana sobre la justicia.

Todos necesitamos misericordia porque todos tropezamos y caemos y necesitamos ayuda para ponernos en el camino otra vez. Necesitamos ofrecernos misericordia unos a otros y estar dispuestos a recibirla unos de otros. “Más bien debierais perdonarlo y consolarlo para que no sea consumido por la excesiva tristeza” 2 Corintios 2: 7 (BAD).

No puede tener comunión con otros sin perdonar. Dios dice “No guarden rencor” (Colosenses 3: 13), porque la amargura y el resentimiento siempre destruyen la comunión. Algunas veces nos herimos unos a otros intencionalmente y a veces sin intenciones, pero de una manera u otra, se necesitan cantidades masivas de misericordia y de gracia para crear y mantener la comunión. “De modo que os toleréis unos a otros y os perdonéis si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor os perdonó, perdonad también vosotros” Colosenses 3: 13 (BAD).

La misericordia de Dios para con nosotros es la motivación para demostrar misericordia a otros. Recuerde, nunca se le pedirá que perdone a otra persona más de lo que Dios ya le ha perdonado a usted. Cuando es herido por alguien, tiene que tomar una decisión: ¿Usará sus energías y sus emociones para la represalia o para la reconciliación? No puede hacer ambas. 

Muchas personas son renuentes a mostrar misericordia porque no entienden la diferencia entre la confianza y el perdón. El perdón es dejar ir el pasado. La confianza tiene que ver con el comportamiento que se verá en el futuro.

El perdón tiene que ser inmediato, ya sea que la persona lo pida o no. La confianza tiene que ser reconstruida con el tiempo. Necesita ver consistentemente buen comportamiento. Si una persona lo hiere repetidamente, Dios lo manda a que perdone instantáneamente, pero no espera que confíe en ella inmediatamente y no espera que continúe dejándola que le hiera. La persona tiene que probar que ha cambiado con el tiempo. El mejor lugar para restaurar la confianza es dentro del contexto de apoyo de un grupo que nos ofrece aliento y al que nos hacemos responsables.


Pensando En Mi Propósito.

Un Punto Para Reflexionar: Necesito a otros en mi vida.

Versículo Para Recordar: “Ayudaos unos a otros a llevar las cargas, y así cumpliréis la ley de Cristo” Gálastas 6: 2 (BAD).

Pregunta Para Considerar: ¿Qué paso puedo tomar hoy para conectarme con otros creyentes a un nivel más genuino, a un nivel de corazón a corazón?


Sería de muchísima ayuda el que me ayuden a compartir estas entradas en sus redes o con un “rebloggear” para que muchas personas también puedan contestarse estas preguntas.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s