503, Actitud, Amor, blogging 101, Confianza, Cristianismo, El Salvador, Esperanza, Familia, Fe, Motivación, Propósito, Relaciones, Retos, Superación, Tomado de Internet, Vida

Ser hijo de Dios…

Ser un hijo de Dios significa no solo llevar todas las bendiciones que él te dará sino que también sus responsabilidades.

Yo no creo en el evangelio cómodo, o en el evangelio “liviano” de esas iglesias que no dan la mano al prójimo, de esas iglesias donde llega gente bonita y no se compromete con Dios pero ni a servir.

Por eso sirvo donde estoy, por eso me quede donde estoy, por qué creo que si fui capaz de desarrollar una habilidad fue para bendecir a los demás, al que puede pagar y al que no puede pagar…

Cuánto nos decía Jesús, “quien quiere ir en pos de mí tome su cruz y sigame”, y bueno, por ser hijo de Dios también nacerás y vivirás como hijo de Dios, tendrás lo de un hijo de Dios pero también el mundo te despedirá como se despiden a los hijos de Dios… les dejo estos ejemplitos que me encontré.

jesus center.jpg

Bendiciones.

 


Autor: Fabricio Alvarenga.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado