¿Qué es alabanza? Parte I

En las próximas semanas, estaré haciendo una serie de publicaciones relacionadas con el tema de la alabanza. Me entristece enormemente que un grupo de personas consideran que se debe agradar a un lider determinado antes que agradar a Dios, según su planteamiento debemos (los ministros de alabanza) “conectarnos” primeramente con las personas (público), luego con el pastor y después con Dios; lo cual es una total aberración del modelo bíblico y está en total desacuerdo con los principios, preceptos y conceptos que, desde pequeño, me fueron inculcados por mi tutor musical (Manuen Fuentes) y a uno de mis pastores (Rogerio Arturo Arias) a quienes agradezco infinitamente su tiempo dedicado a mi persona durante mis primeros años de formación ministerial y musical y para quienes pido públicamente se les respete y dejen de ser difamados o injuriados.

Cabe destacar y aclarar que no estoy señalando a las personas; sino, su retorcida idea aberrante sobre el tema. Desde pequeño fui muy reconocido por ser un servidor activo en todas las actividades eclesiásticas y, más aún, por el ardiente celo por la Casa de Mi Padre; por ello, manifiesto públicamente mi total desacuerdo con las ideas de estas personas. Espero que lleguen a tomar nota de estos extractos que logré recuperar de uno de mis cuadernos de apuntes de una serie de videos que tratan este tema. Mi oración es que dichas personas recapaciten sobre su posición y acudan a la verdad que está plasmada en las Sagradas Escrituras.

Espero también no ser acusado públicamente o en privado de rebeldía, ser objeto de difamación desde algún altar o que se tomen represalias en mi contra; ya que ello, conllevará muchas consecuencias (tanto físicas como espirituales) ante dichas personas y por ende, dejo plasmada mi promesa de llevar ante la justicia terrenal y divina a tales personas. Nuevamente hago notorio mi oración para que dichas personas recapaciten sobre sus ideas extrañas sobre este tema y tomen a bien que alguien les recuerde la verdad sobre la alabanza y la adoración.

También quiero añadir que el reconocido escritor Rick Warren hace un énfasis sobre dicho tema en su libro “Una Vida con Propósito” en el Propósito 1 día 13 y parte de ello se vuelve a retomar en los Propósitos 3, 4 y 5 de dicho libro.


La Prioridad, El Propósito y La Representación de La Adoración.

En Apocalipsis 14:7 podemos ver reflejado que la adoración es una prioridad.

Es responsabilidad de todos y cada uno ADORAR a Cristo (Mateo 4:10).

La adoración es la prioridad principal de la iglesia ya que Dios es la prioridad de la iglesia. Dios llama a su iglesia a que le adore.

En toda la Biblia se habla dela adoración.

Jesús hizo de la adoración una prioridad (Mateo 22: 37-38). La adoración es el primer y más grande mandamiento. La adoración es una PRIORIDAD UNIVERSAL y la responsabilidad primera de todo creyente (Apocalipsis 15:4). Inclusive, en medio de cada oración hay que adorar a Dios. En el modelo de oración del Padre Nuestro, Jesús nos enseñó que antes de pedir algo en oración a Dios, hay que adorarle (Lucas 11:2).

La adoración no es lo que Él hace por nosotros; sino, lo que Él es.

Propósitos:

¿Por qué adoramos a Dios? Porque Él es nuestro Creador, por lo que hizo en nosotros, por obedecer la voluntad del Padre Celestial (Juan 4:23), porque hay que bendecirle y honrarle, porque le amamos, porque vino a morir por nuestros pecados, para acercarnos a Él; para ENCONTRAR SU PRESENCIA (Salmos 100:2,4, 22:3).

ADORACIÓN no es:

  • La música (el corazón determina si la canción es adoración.)
  • La alabanza (la alabanza es un sacrificio de fe).
  • Algo que el líder y los ministros hacen por los demás y para los demás (la adoración es personal e individual).

ADORACIÓN es:

  • Dar sin esperar nada a cambio.
  • Proclamar lo que Él es.
  • Una actitud del corazón
  • Amor expresado.
  • Contar y externar la obra de Cristo.
  • Un sentimiento subjetivo y una actitud objetiva.
  • Una relación entre Dios y su pueblo.
  • Resultado de la creación.
  • Algo que solo se rinde a Dios.
  • La persona misma de Cristo.
  • Un estilo de vida.
  • El resultado de un nuevo nacimiento.

Lamar Boschman.


Chaz Chaz – Efraín Alvarado

Anuncios