Qué es la Alabanza? Parte V.

Cómo hacerse adorador.

La verdadera adoración proviene del individuo (no del grupo de alabanza), comenzando en el corazón de cada creyente. Puedes llegar a ser un adorador si levantas las manos en señal de gratitud y si danzas delante de la presencia de Dios, aunque esto no lo determina; lo determina la actitud del corazón. Puedes, incluso, no levantar las manos o no danzar, pero si tu corazón es el de un adorador; difícilmente podrás dejar de realizar alguna acción corporal (física) que denote tu gratitud hacia Dios.

Realmente, Dios NO busca adoración; Él busca ADORADORES (Juan 4:23; Romanos 12:1-2). Debemos presentarnos ante de la presencia de Dios día a día, entonces estaremos adorando a Dios que es fiel.

La alabanza y la adoración deben ser continuos (Hebreos 13:15). Salmo 59:16 nos dice que hay que adorar a Dios en todo tiempo (Salmo 145:1-2).

Hay que alabar a Dios en todo momento (Habacuc 3:17-18). Hay que dar gracias a Dios bajo toda circunstancia, dando gracias a Dios en todo; estableciendo una constante de alabarle teniendo o no ganas de hacerlo (1ª Tesalonicenses 5:18).

La alabanza es particular (individual), pero también es pública (Salmos 149:5, 35:28; 61:5).

La alabanza no se trata de dónde y cuándo; sino, de quién y cómo; es decir, el lugar no es muy importante (Juan 4:23; Efesios 5:20). Una vida de alabanza emana de la voluntad, no de la mente o/y emociones (Salmo 34:1).

Los VERDADEROS ADORADORES:

  • Pasan tiempos en la presencia de Dios.
  • Intentan agradar a Dios en todo lo que hacen (Proverbios 14:2; 1ª Corintios 10:31).
  • Son sinceros (hacen todo de corazón) (Lucas 10:27).
  • Son emotivos.
  • Son expresivos (Romanos 12:1). Hay que glorificar a Dios con nuestro cuerpo y en nuestro cuerpo (1ª Corintios 6:19-20).
  • Se enfocan. Adoran de corazón y están enfocados en su relación con Dios.
  • Inician la adoración en otros; es decir, contagian a los demás por su entrega a Dios encendiendo la pasión de Dios y por Dios en los demás haciendo que otros quieran experimentar y adorar a Dios como ellos lo experimentan.
  • Son de Espíritu quebrantado (Salmo 51:16-17).

En conclusión:

“Lo máximo de la Adoración es la expresión de una vida completa; nuestra adoración es sólo tan poderosa como nuestras vidas”.

romanos 12 1.jpg

Lamar Boschman.

Chaz Chaz – Efraín Alvarado

Anuncios