Primero alaba y después lidera.

“Y…. ¿si no me toca cantar en la alabanza el domingo?”

Esto es lo que recientemente les dije a algunos equipos en el Entrenamiento de grupos de alabanza en Buffalo, Nueva York: son ambos, adoradores y siervos. Entonces ¿porque nos damos de topes contra la pared?

El enfoque no somos nosotros sobre el escenario. Dios te está llamando a una relación más profunda con Él. No inicia sobre el escenario, comienza en el corazón.

¿Cuántos de ustedes anhelan que Dios lleve a su equipo de alabanza al siguiente nivel? Ensayamos, lo intentamos y sudamos. A veces se siente como la canción de U2 “Beautiful Day” (día hermoso)- “el tráfico está atorado y no te estas moviendo hacia ningún lado”.

Nos atoramos. Es de humanos, Es real. La clave está en cómo lo manejas. En tu congregación, la gente te mira por la misma razón. Ellos también desean que seas transparente.

Ellos quieren saber si eres real como ellos, con emociones, dificultades y sentimientos. Algunas veces somos tentados a olvidar que somos líderes incluso cuando no estamos liderando. La gente necesita tener ánimo. Este puede ser el por qué Dios te puso en esa posición en la congregación, por la persona que está al lado de ti.

Solo recuerdas una sola cosa: primero eres adorador y después líder.
Dios te ha puesto especialmente en el lugar que tal vez no te gusta porque Sus planes para ti son más grandes.

¡En serio!, Piensa en los profetas: Jonás, Noé, Moisés, Amós, etc. Estos hermanos fueron puestos en lugares impensables. Pero mientras se mantuvieron en sumisión y creyendo en fe, pudieron ser testigos de los milagros de Dios. Ellos lideraron la alabanza de forma correcta: demostrando el amor de Dios entre la gente.

Entonces, ¿qué si no te toca cantar en la alabanza el domingo? Todavía puedes alabar y liderar…ahí en donde estas.

IMG_1083.JPG


Devocional Tomado de la app de Biblia “YouVersion”, de la serie “La Prioridad en la alabanza”.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios