Versículo del día 


Gálatas 1:10

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios

Abandona los silos (el escondite)

Cuan fácil es para un ministro crear su propio silo (escondite), Dios nos ha llamado a hacer un papel más grande. Compartimos el ministerio de la iglesia como un solo cuerpo, lleno de miembros. Sin embargo, ¿qué haces cuando la gente de tu iglesia, o tu equipo de staff hace como que no hay nada que hacer hasta el domingo?

No sería favorable que un ministro sea puesto sobre otro, pues esto debilita y divide al cuerpo de Cristo. El ministerio de alabanza no es diferente.

Tal vez has escuchado esto: “aquellos que vienen a la iglesia, lo hacen por la música o por la predicación”. Aunque esto sea una realidad, no debiera ser el proceder pues no es lo ideal para la alabanza de la iglesia.

Cada miembro del equipo de alabanza (como en cualquier otra iglesia) es dotado de acuerdo con el plan de Dios para esa persona. Dios usa a cada miembro del cuerpo de Cristo para servirle a Él y bendecir a la gente a través de Su propósito.

“Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí mismo que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno” (Romanos 12:3).

Cada uno de nosotros tiene delimitada su función, como Dios lo planeó. Sin embargo, como un cuerpo, somos miembros los unos de los otros, como miembros de Cristo.

Como la conexión entre el baterista y el bajista, el guitarrista y el pianista, el líder de la alabanza y el dirigente, cada uno tiene una relación que depende de los demás y que contribuye entre sí.

Así, la suma de todas las partes es igual a nuestra contribución con nuestra iglesia local. Como un equipo con muchos miembros, todos servimos al único Dios.

La gran belleza de servir a otros se nota cuando de manera individual apoyamos y contribuimos con otros ministerios entre nosotros. Por supuesto, se cumple cuando caminamos y servimos con un solo corazón, espíritu y mente, buscando la gloria de Dios sobre la nuestra.

Reflexión: ¿De qué otras formas te ha llamado Dios para servir en tu iglesia local? ¿Cómo puedes mejorar tu estima con otros? ¿Qué otras cosas puedes hacer para servir a otros ministerios a parte del tuyo? ¿Cómo puedes abrirte a Dios para que te ayude a abandonar el silo (escondite)?

IMG_1182


Devocional Tomado de la app de Biblia “YouVersion”, de la serie “La Oración de un Adorador”.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado