Doña Sole…

Mi Otro Yo Oscuro

Vea usted, mi querida compañera de oscuranas y tertulias que adornan flamencos, tangos y burlerías de aquestas tierras tan distantes y distintas separadas por un inmenso vaivén ondeante de contrastantes compases, acentos y silencios que se refuerzan con algún atinado y matizado pandero acompañados de algunas vibrantes y continuas castañuelas y que se secundan con aquella vieja guitarra que vió recorrer por sus trastos y cuerdas muchas risas, iras y lágrimas de muchas coplas y entregados intérpretes…

Vea usted, mi querida doña Sole; no se vaya esta vez, quédese a escuchar el final de la obra que por muchas horas, noches y meses he estado componiendo para usted.

Mi querida doña Sole, entienda de una vez por todas que entre mis cuerdas, metales y maderas que forman parte de mi rústica, tosca y campechana forma de decir las cosas no le dejan entender que esa es mi forma de amar…

Vea usted…

Ver la entrada original 227 palabras más

Anuncios