No lo pospongas

“No te acuerdes de los pecados de rebeldía durante mi juventud. Acuérdate de mí a la luz de tu amor inagotable, porque tú eres misericordioso, oh SEÑOR.” ‭‭Salmos‬ ‭25:7‬ ‭NTV‬‬

Una conciencia culpable no es siempre algo bueno.

La culpa te paraliza. hace que quieras evitar y evadir a Dios, posponer la oración, y encontrar otras cosas que hacer el domingo por la mañana.

A veces, sólo deseas dar excusas, culpar a otra persona, o minimizar el mal que has hecho. A veces simplemente no puedes soportar cargar ese peso por más tiempo y quieres deshacerte de el. 

Es hora de volver a casa a tu Padre celestial y ser honesto acerca de los líos que has hecho y declara: “No te acuerdes de los pecados de mi juventud y mis caminos rebeldes; Conforme a tu amor, acuérdate de mí, porque tú, Señor, eres bueno “(Salmo 25: 7).

Observa la actitud de la persona que ora:

  1. 1) tono humilde.
  2. 2) confesión de responsabilidad personal.
  3. 3) no apela a la propia dignidad sino al amor del Señor.
  4. 4) confía en que la bondad y la misericordia de Dios tendrán la última palabra sobre su ira y juicio. 

Estos son los grandes regalos de Cristo nuestro Salvador, y son dados gratuitamente. El perdón de Dios tiene doble poder. En primer lugar, alivia la presión y el temor. Segundo, fortalece tu espíritu con el Espíritu Santo.

Tienes un nuevo incentivo para limpiar algunos de tus líos y reparar los daños. Te gusta estar cerca de Dios otra vez, y como siempre, cuando te toca su Palabra, tu vida mejora.

No lo posponga. Ven a casa.

Tomado del Facebook de Morena Villalobos.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado