Salmo del día

IMG_2985 copy

Salmos 48:14

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Anuncios

Nunca te rindas – Jonathan Rivera

Recibamos el mes de Junio con música 100% Salvadoreña…

El jueves pasado, tuve el honor de acompañar a mis amigos de Nueva Creación a un evento en un hospital de mi país para compartir alabanzas a un grupo de empleados de dicha institución. Ese mismo día coincidimos con mi amigo Jonathan Rivera (ganador de “Cantando por un sueño” de mi país) quien compartió este tema musical el cual nos incita a nunca rendirnos.

Les dejo el video de mi amigo, el cual espero les guste. Les insto a buscarle y seguirle en todas sus redes sociales.

nunca te rindas jr.jpg

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Mi Razón – Gabby Chacón

Esta vez les traigo un tema musical a cargo de Gabby Chacón; el cual espero les guste 🙂

mi razon gb copy.jpg

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Loco – Revolución

Hace

unos días atrás me encontraba revisando canciones en mi teléfono celular y me topé con esta canción de mis amigos de “Banda Revo” (Revolución – El Salvador) interpretada por Abriel en el bajo, Samuel Alvarado en el piano y mis amigos Daniel “Dakira” Sánchez en la batería y David Judá Sánchez en la guitarra y voz líder. 

Espero les guste!!!

loco revo.jpg

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Alabanza es lo que el Padre está buscando.

¿Qué piensa Dios de tu alabanza? Mirando la vida de David, no solo era el líder de la alabanza, pero también era el jefe del ejército (1 Crónicas 25:1). Él estaba comprometido en alabar como medida de seguridad nacional. Él entendió la importancia de preparar la alabanza para defenderse de distracciones espirituales, tentación, miedo, duda y preocupaciones. ¿Has pensado que nuestras oraciones, canciones y palabras son armas estratégicas de guerra contra el enemigo?

David declara sin rodeos la importancia de centrarse en la alabanza:

    • “Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; adorad a Jehová en la hermosura de la santidad” Salmos 29:2.
    • “Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor, y glorificarán tu nombre” Salmos 86:9.
    • “Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor” Salmos 95:6.
    • “Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra” Salmos 96:9.

Dios desea nuestra alabanza intencional, con propósito, significativa y completamente conectada a Él. De hecho, se nos ha ordenado no alabar cualquier cosa o cualquier persona fuera de nuestro Señor, porque Él es un Dios celoso (Éxodo 34:14).

Cuando vestimos la armadura completa de Dios a través de la alabanza, nos olvidamos de nosotros mismos y tomamos nuestra verdadera identidad en Cristo. Él es nuestra confianza, defensa, refugio y socorro, porque todo lo que necesitamos proviene de Sus manos.

Cuando dejamos nuestro cuidado a Sus pies, somos rodeados por los muros de su gran provisión. Somos iluminados con la alabanza a Dios quien guía nuestro andar. Cuando nuestra comodidad descansa en Él que todo lo puede, caminamos en Su gracia. Este es el tipo de alabanza que el Padre está buscando.

IMG_1083.JPG


Devocional Tomado de la app de Biblia “YouVersion”, de la serie “La Prioridad en la alabanza”.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Alabanza: Una respuesta auténtica de Dios.

No necesitas el himnario…pero tampoco necesitas música moderna.

La alabanza es nuestra respuesta a Dios más allá de la música y el estilo. ¿Pero qué tan importante es para tu iglesia el estilo de música? Usamos cierto estilo para identificarnos con la gente, pero no como la única forma de alabanza.

La música es una herramienta, la alabanza es una respuesta; no son lo mismo. No alabamos la música, sino a Dios quien creó todas las cosas, incluyendo la música.

La música se convierte en el medio y forma de expresión para crear una profunda y excelente combinación de dulces melodías/armonías que suben delante del trono de Dios en el cielo. Pensando en esto, necesitamos mantener nuestro enfoque y atención en Dios. Es muy fácil engancharnos con los sonidos hermosos que producimos o incluso los efectos de la música. Pero cuando hacemos esto, nuestro enfoque se queda en el escenario. Nuestro objetivo debería ser hacia nuestro Dios Todopoderoso en el cielo.

El Señor lo dice de manera clara en Amós 5:23. Israel estaba trabajando muy fuerte para restaurar el templo para alabarle. Desgraciadamente, esa alabanza se desvió de lo que Dios había destinado; se desvió en la alabanza del hombre.

Dios dice: “Aparta de mí el ruido de tus cánticos, pues no escucharé siquiera la música de tus arpas” (Amos 5:23).

Cuando venimos a alabar con nuestros instrumentos y nuestras voces, debemos estar conscientes de la música que estamos haciendo. ¿Estamos creando sonidos para Dios o para los hombres?

1 Corintios 16:14 dice que “debemos hacer todo con amor”. Este tipo de amor proviene de Cristo en nuestros corazones, quien nos ha esparcido con una conciencia culpable y ha limpiado nuestros cuerpos de pecado (Hechos 10:22). Ya sean nuestros instrumentos o nuestras voces, debemos usarlas como herramientas de alabanza y adoración.

Tocamos y cantamos nuestras humildes oraciones a Dios agradeciendo al Padre por Él. No se trata del estilo, sino con producir música desde un corazón puro para agradarle. Alabar tampoco es irse a lo tradicional ni a lo moderno. Es la respuesta de un auténtico corazón a Dios.

IMG_1083.JPG


Devocional Tomado de la app de Biblia “YouVersion”, de la serie “La Prioridad en la alabanza”.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Haz llover – Bianca Palacios

Esta vez les traigo este tema musical de mi amiga Bianca Palacios. Búscala en sus redes sociales.

haz llover bp

Chaz Chaz – Efrain Alvarado

Más que un líder de alabanza.

Independientemente si estás o no arriba (en la plataforma, el altar), primero eres adorador, y después eres líder. Dios te llamó a ministrar siempre y a guiar a su pueblo en adoración. Esto es muy importante: Él te llamó, por tanto eres de Él (Is. 43:1). Aparte de pertenecer al equipo de alabanza, eres mucho más en tu identidad de lo que te has dado cuenta.

En Éxodo 3, Dios llama a Moisés a solas a través de una zarza que ardía. Este fue el primer encuentro de alabanza de Moisés. Algo muy interesante es que vemos como Moisés fue cambiado de ser un hombre de dudas y excusas a ser un hombre firme en crecimiento y obediencia de la voluntad de Dios.

Moisés es un adorador de Dios. Mientras más se acerca a Dios, descubre más de Él y eso le permite ir más allá de sí mismo. No es por la habilidad de su equipo de colaboradores (staff), ni por la inmunidad de sobrevivir como Aron, ni por los milagros mismos, sino que Moisés empezaba a entender que su identidad dependía completamente en el Señor, su Dios.

El segundo encuentro de alabanza sucedió cuando Moisés sobresalió entre la gente. Dios llevó a cabo su obra y habló Su Palabra a través de él. Incluso la gente estaba consciente de la compasión y misericordia de Dios, más allá de los milagros y el mensaje.

Lo que hizo único al liderazgo de Moisés fue su humildad y vulnerabilidad delante de Dios y los hombres. Desde su llamamiento, Moisés tuvo la habilidad para liderar las multitudes, ya que comprendió su dependencia de Dios.

Cuando inicié en el ministerio de alabanza, me sentí desconectado e incluso en un lugar aparte. Algunas veces, me preguntaba si estaba en el camino correcto. La verdad es que, si dejamos nuestro yo y nuestras ambiciones delante de Cristo, nos estableceremos sobre otro fundamento que sufrirá pérdidas (1 Cor. 3:10-12).

¡Entiende esta verdad adorador!, antes que nada eres Su niño (a). Así como un niño busca a su padre terrenal para que le provea, nosotros buscamos a nuestro Padre celestial para una eterna dependencia de Él. Cuando establecemos nuestra identidad en Cristo, permitiéndole que absorba nuestro ser; Dios renueva nuestras mentes, transforma nuestros sentidos y moldea nuestra voluntad (Ro. 12:2). Mientras somos cambiados, nuestros deseos y prioridades cambian, incluso nuestro deleite en Él también cambia.

No importa si estamos en el equipo de alabanza o alabamos entre los miembros de la iglesia, somos instrumentos de Su gracia. ¿Sabías que dirigir o ser dirigido en la alabanza son parte de lo mismo, porque implica relacionarse?, me encanta esta frase de Jack Hayford.

“La verdadera esencia de una alabanza viva será el cambio de la gente en instrumentos transformados por la gracia y libertad de Dios para el mundo”.

En los momentos en que te sientes menospreciado en tu equipo o es difícil el no subir a ministrar, recuerda cuál es tu identidad; se trata de quién eres en Cristo no en lo que haces por Cristo.

Dios trabaja Su ministerio a través de ti para impactar a otras personas. Tú eres valioso para Dios y Él te enlistó para que sirvas, no basado en tus méritos, sino en Su gracia.

A Dios le agrada una actitud de servicio como vía para ayudar a otros a alabar. Aparte de tu posición en el ministerio, tu servicio en la iglesia, e incluso tu talento, tu identidad debe estar cimentada primero en Cristo. Es nuestra labor buscar y seguir la voluntad de Dios. Como dice Proverbios 3, Él guiará nuestros caminos. Cuando le dejamos guiarnos, somos confortados con Su presencia y somos conscientes de que cada uno somos instrumentos de Su gracia.

IMG_1083.JPG


Devocional Tomado de la app de Biblia “YouVersion”, de la serie “La Prioridad en la alabanza”.

Chaz Chaz – Efrain Alvarado